Fríjoles Originales con sabor antioqueño

Fríjoles Originales con sabor antioqueño

Decimos en La Cole, que detrás de cada plato o receta, existe una gran historia

Dicen que los antioqueños se sienten muy orgullosos de su tierra, que están llenos de vida y emoción y que su amabilidad es lo que más los identifica. Precisamente dentro de esa cultura paisa, existe un plato típico que hace que a uno se le llene el corazón de puro amor en cada bocado que se llevan a la boca… ¿ya sabes de qué estamos hablando? Sí, nada más delicioso que un plato lleno de fríjoles calienticos, espesitos y con mucha sazón, pero mejor aún, acompañado de un crocante y delicioso chicarrón, plátano maduro y para rematar, el aguacate.

 

En Colegiatura hace más de 6 años, todos los viernes se hace homenaje a esta cultura antioqueña, sirviendo a los comensales de la Comunidad este delicioso menú. 

¿Te has preguntado sobre la historia que hay detrás de ese plato que llega a tu mesa?

A las 6:00 de la mañana llegan a Colegiatura, Ruby Jaramillo, Lina Ocampo y Sirley Caña, las auxiliares del Laboratorio de Cafetería, encargadas de hacer posible esta deliciosa receta.

Lo primero que buscan son los fríjoles que dejaron remojando desde el día anterior, los lavan y los seleccionan uno a uno, “escogen los más sanitos y que no tengan huequitos”, luego los llevan al fogón. A eso de las 7:10 de la mañana, preparan la zanahoria, la ahuyama y los plátanos para echarlos a la olla.

 

Completan la preparación que se va cociendo a fuego lento con sal, ajo, cebolla, salsa de tomate, azúcar y los ingredientes más importantes para ellas: su amor y alegría. Aumentan el calor del fuego y los ponen a “pitar”.

Una vez pasa el tiempo de cocción acorde a la preparación, apagan el fogón, sacan la presión del vapor de la olla, la destapan, retiran la zanahoria y la ahuyama, ponen a licuar y finalmente a “calar” a fuego lento.

A las 8:30 de la mañana, cuando la preparación inicial está quedando lista, Ruby, Lina y Sirley, se disponen a preparar el arroz. “Ponen a sofreír la cebollita y el ajito para dar sabor”, mientras que el agua hierve, aprovechan el tiempo para “pelar” los plátanos maduros, partirlos a la mitad y engrasar con mantequilla las bandejas donde se asan en el horno con más mantequilla y azúcar morena durante una hora.

Continúan con la preparación de la carne o proteína que hace suspirar a más de uno: ¡el chicharrón! “cogemos cada porción, les abrimos las paticas una a una, le echamos sal, harina y los fritamos”, al tiempo, partimos el aguacate.

 

A eso de las 10:15 de la mañana, exprimimos el limón al agua que está “helando” desde el día anterior con la panela, para preparar el guandolo (bebida a base de panela) para acompañar los “frijolitos”.

Finalmente, a las 11:30 de la mañana aproximadamente comienzan a emplatar para servir a la Común-Unidad Colegiatura

Luisa Fernanda Veléz
Comunicadora
Coordinadora Comunidad Colegiatura

COLEGIATURA_Luisa_Velez

ENTRADAS RECIENTES

Categoría por defecto

Algunas razones por las que los sueños no se hacen realidad

Los sueños son ese impulso inconsciente a veces o en ocasiones muy consciente que nos llevan a hacer posible eso imposible, a creer para crear, a dar lo mejor de nosotros para que se cumpla y a proyectarnos desde el bienestar físico, intelectual y espiritual que queremos, porque todo en la vida es, lo que uno se permite pensar y donde se permite estar.

Continuar leyendo »
Contextos Interculturales

Para: La Colombia de 2025

Hoy escribo con dolor inmenso, un dolor que me ha llevado por diferentes etapas; asombro, rabia, tristeza e impotencia. Por muchos años me han enseñado a estar orgullosa del país en el que vivo,

Continuar leyendo »
Plataforma Otro Sentido

Pensar la educación en tiempos de virtualidad

En el inicio de esta distopía pandémica uno de los primeros procesos en hacer su repliegue al ámbito de la mediación tecnológica fue la educación, millones de niños, jóvenes y adultos alrededor de todo el mundo se encontraron de repente frente a una pantalla intentando remedar, lo que unas semanas atrás, vivían al calor humano de la presencia del otro, de los espacios y de la existencia corporal, gestual y perceptual.

Continuar leyendo »