Una invitación para explorar. El presente que nos habita

Una invitación para explorar

El presente que nos habita

El presente nos habita, nos interpela y refleja lo que somos, nuestro ser es en el aquí y en el ahora, no es en lo que fuimos y no es en lo que seremos, es en el presente, que es lo único que tenemos, lo que fuimos nos constituye como historia, pero no nos determina inexorablemente como lo ha comprobado la ciencia, la filosofía y laexistencia per se.

El presente no se trata de este instante que pasó, ni de este que está por esfumarse entre nuestra respiración y la memoria que lo acaba de retratar, el presente nos habita como una categoría que marca lo contemporáneo, es decir lo que está en nuestro tiempo o lo que según Agamben nos llama a indagar y a cuestionar la realidad que nos rodea porque nos incomoda.

Les vengo a proponer una forma de comprender lo que está escrito eneste libro, que es depositario de reflexiones, pensamientos, memorias y formas de pensar nuestra relación con la tecnología, con el otro, pero en especial con nosotros mismos, con el presente que nos habita

El libro que presentamos pone sobre la mesa dos trayectorias de comprensión del mundo contemporáneo y del sujeto, así como del universo material que nos constituye.

La primera trayectoria explica las diversas estructuras que sustentan la relación de nuestro presente con la comunicación digital, que dicho de manera directa es la relación que tenemos con los otros y con nosotros mismos por medio de la comunicación, que se establece en alguna medida y cada vez más creciente por medio de las redes sociales, de WhatsApp, el celular, por medio de webex, zoom o meet, del sistema operativo o las marcas que colonizan nuestro imaginario, lo que Javier Echeverria ha denominado los señores del aire: Google, Windows, Apple, Amazon y Facebook. Todo este universo apenas enunciado ya nos ha involucrado a todos en esta sala, no hay alguien que pueda decir hoy, que algo de lo mencionado hace un instante no lo incluye, no lo interpela, no lo interroga.

Esos elementos tecnológicos hacen parte de la herencia de lo que somos como seres humanos, nacimos y somos humanos en un medio técnico, dependientes del objeto técnico, desde el mismo momento que salimos del vientre materno e incluso allí mismo, la técnica hace parte de lo que somos, de nuestra existencia. La primera trayectoria de compresión que plantea el libro se centra en la comunicación digital como descripción y análisis del mundo que nos rodea, en cada fase de su desarrollo, sus implicaciones y materializaciones, no desde la perspectiva eminentemente técnica sino desde la compresión sociocultural y sus impactos en la mentalidad de los sujetos. 

Ahora bien, desde esa investigación pura y conceptual se evidenció que lo crítico de esa relación no termina siendo la técnica, por que nos precede y nos constituye… el objeto técnico es… no es ni bueno ni malo, es… en esa medida lo que complejiza la ecuación es nuestra mentalidad, es quienes somos, cómo nos pensamos y existimos.

Se complejiza desde las estructuras culturales, ideológicas, comerciales, publicitarias, desde los patrones de crianza, desde los modelos y los referentes que tomamos, desde las prácticas educativas centradas en el tener, el hacer y el parecer, desde el sujeto del rendimiento y la racionalidad neoliberal, desde el burnout, el sobre trabajo, la competitividad, las regulaciones y el afán estandarizador de los mecanismos de poder y control del Estado, las instituciones, la empresa y la familia. Todo ese universo es el que condiciona nuestra relación con el dispositivo y no el dispositivo el que nos determina, todas aquellas estructuras sociales enunciadas nos condicionan no sólo en la relación con la tecnología sino con la vida misma.

Es allí, desde donde se fundamenta la segunda parte del Presente que nos habita, en las metáforas del impresionismo sociológico, las cuales buscan explicitar facetas que marcan trayectorias biográficas de la sociedad del sujeto del hoy.

La segunda parte del libro es por un lado una manifestación y una denuncia política sobre los enormes vacíos internos que nos hemos permitido habiten en nuestra psique de sujetos contemporáneos. Pero no se detiene allí, sino que busca invitar a la acción revolucionaria de sí, de la consciencia de sí, que se constituye en una verdadera revolución del sentido, una metamorfosis para el presente que nos habita, un movimiento político interno desde la compasión, la creatividad y otros escenarios de acción emancipatoria.

Entonces los invito a revisar esa obra, que como buena obra impresionista trata de captar desde la sociología la luz, el color, la realidad de la sociedad de nuestra época, el exterior, los personajes y las escenas cotidianas, con trazos y pinceladas disruptivas, rápidas pero precisas y preciosas, tal como lo hizo técnica pictórica del siglo XIX.

Fernando Andrés Castro Torres.
Docente Facilitador

ENTRADAS RECIENTES

Categoría por defecto

Algunas razones por las que los sueños no se hacen realidad

Los sueños son ese impulso inconsciente a veces o en ocasiones muy consciente que nos llevan a hacer posible eso imposible, a creer para crear, a dar lo mejor de nosotros para que se cumpla y a proyectarnos desde el bienestar físico, intelectual y espiritual que queremos, porque todo en la vida es, lo que uno se permite pensar y donde se permite estar.

Continuar leyendo »
Contextos Interculturales

Para: La Colombia de 2025

Hoy escribo con dolor inmenso, un dolor que me ha llevado por diferentes etapas; asombro, rabia, tristeza e impotencia. Por muchos años me han enseñado a estar orgullosa del país en el que vivo,

Continuar leyendo »
Plataforma Otro Sentido

Pensar la educación en tiempos de virtualidad

En el inicio de esta distopía pandémica uno de los primeros procesos en hacer su repliegue al ámbito de la mediación tecnológica fue la educación, millones de niños, jóvenes y adultos alrededor de todo el mundo se encontraron de repente frente a una pantalla intentando remedar, lo que unas semanas atrás, vivían al calor humano de la presencia del otro, de los espacios y de la existencia corporal, gestual y perceptual.

Continuar leyendo »